Me encanta realizar sesiones de familia, muchas de ellas cómo no, acaban cayendo en mi propia familia, para mi cada sesión es única y me esfuerzo al máximo en sacar lo mejor de cada uno, pero  he de reconocer que es más fácil cuando trato con gente tan cercana.

Desde que Alejandro nació, no he parado de hacerle fotos y en esta ocasión quería que también estuvieran sus papás con él...

Que puedo decir de mi propia familia, que me encanta poder disfrutar y tener fotos de ellos hechas por mi, así, cuando Alejandro se haga mayor, siempre podré decirle que las fotos se las hizo su tío preferido jajaja.