Natalia se hizo una sesión de fotos conmigo que ya publiqué hace tiempo aquí y quedó tan encantada, que cuando decidió casarse quiso también contar conmigo para que hiciera las fotos de su boda.

La verdad es que me alegró mucho que se decidiera porque ya habíamos conectado muy bien durante la sesión y eso estaba ya ganado, así que sería mucho más fácil sacar una bonitas fotos en la boda.

Pero como no conocía a Oliver, lo mejor era hacer una sesión preboda para también conocerle a él y poder conectar con la pareja, es lo que siempre recomendamos, así el día de la boda logramos que estén mucho más tranquilos sabiendo que es posible sacar unas bonitas fotos en poco tiempo y de forma mucho más natural....además, el día de la boda no iban a poder llevar a sus dos pequeñines y querían tener un recuerdo especial con ellos como parte de la familia que ahora eran...

La verdad es que son dos perros que no paran un segundo quietos!! y nos lo pusieron difícil, pero nos sacaron unas sonrisas con sus travesuras jajaja fue una bonita experiencia y estoy seguro que tendrán un bonito recuerdo para siempre.

Espero que os guste...