Muchas veces te quedas con las ganas de haber tenido más tranquilidad a la hora de hacerte un reportaje el día de la boda, porque ese día hiciera mal tiempo o simplemente porque te apetece volver a utilizar los trajes que tanto dinero han costado y que hay que rentabilizar jejeje.

Tenía muchas ganas además también por mi de ir sin prisas a la hora de hacer fotos, de poder tomarnos nuestro tiempo y hacer algo diferente...por eso nos fuimos a la playa y disfrutamos de un fin de semana en buena compañía haciendo fotos allí.

Espero que os gusten.